contacto@musicosaccion.com

Blog Personal

Musicos en Acción - Por Rodolfo Perez
25 Oct 2021

¿Por qué es difícil el trabajo creativo?

Si existe algo que pueda explicar la grandeza y el desarrollo del espíritu humano es sin duda el arte, así como el gen que sigue manteniéndolo vivo; la creatividad. Esta última tiene como esencia un atributo muy especial que han compartido a través de la historia una infinidad de artistas, cuya genialidad en muchas ocasiones se explicó injustamente a partir de diferentes formas de locura por el hecho de ofrecer una visión diferente a la realidad.

Si Maslow (1994) afirma que en todo ser humano existe una tendencia natural a la creatividad ¿Por qué resulta tan complejo el trabajo creativo?. Es posible que nuestro día a día este envuelto en rutinas ordinarias que se elevan a la categoría de hábitos y que estos se conformen por actividades que no son relevantes. El tiempo fácilmente se nos puede ir preparándonos un café, atendiendo correos, el teléfono, trasladándonos de un lugar a otro o cumpliendo con horarios de trabajo con las actividades de siempre.  En conclusión, en la agenda diaria no hay espacio para el trabajo creativo y al final del día no queda energía para planearlo y realizarlo.

La creatividad no es un don que simplemente llega de momento y tampoco se puede explicar en un sentido mágico…  para mí es una actitud, una elección que podemos tomar, un hábito que se puede forjar y que nos brinda la oportunidad de realizar algo distinto, un trabajo honesto donde se ofrece lo mejor de nuestra propia esencia, como decía Nietzsche buscar “llegar a ser lo que uno es” (Santiago, 2016). Es ahí cuando el trabajo se convierte en algo extraordinario, en arte, y el arte es una opción para todos.

Reconozco que el ejercicio del proceso creativo puede ser una labor agotadora y algunas veces puede resultar desgastante porque se centra en una actividad emocional que renuncia a lo ordinario y se encausa por la búsqueda de cosas nuevas.  Por ello el trabajo artístico, que no es exclusivo de los artistas, exige mucha confianza en si mismo, porque su razón de ser es la de crear y ofrecer algo nuevo con el valor de mantenerlo aún con la posibilidad de que no sea aceptado, que no funcione, porque simplemente nada de lo nuevo tiene que ser perfecto. El propósito de hacer arte no es la perfección, incluso muchas veces lo perfecto se ha tenido que hacer a un lado para abrirle camino al arte. El punto esta en ofrecer algo nuevo y generoso que pueda provocar un cambio o algo distinto en la vida de las personas.

¿Quieres hacer un cambio en tu vida, en tu trabajo, con tu obra?

No temer a lo nuevo es el primer paso, no consideres ni le des importancia a la crítica sin fundamento ¡No es para ellos lo que tu haces!, mejor ten la empatía de imaginar para quién tu propuesta. No esperes ser el mejor o ser perfecto porque de cualquier forma te vas a equivocar, el talento es necesario pero que no te frene el pensar si lo que tienes es suficiente, ya que la actitud es lo trascendental y es algo que podemos aprender a forjar.

Por último, empieza por lo pequeño, que es ahí donde nacieron los grandes cambios de paradigma en lo artístico, científico y tecnológico, y todos esos procesos… han llevado su tiempo.

Trabajos citados

Santiago, L. E. (2016). Nietzsche y la experiencia artística: La Inspiración poética. Rigel .

Maslow, A. (1994). La personalidad creadora. Barcelona: Kairós.

Deja una respuesta